FRACASOS DE 4 GRANDES LÍDERES QUE TE ENSEÑARÁN A NUNCA RENDIRTE

Compartir:
El fra­caso es una expe­ri­en­cia nece­saria si even­tual­mente deseas ser exitoso, pues la expe­ri­en­cia de fra­casar puede ser una gran fuente de apren­dizaje y moti­vación, siem­pre y cuando la mires con la per­spec­tiva cor­recta; apren­der de tus errores y tra­ba­jar duro por alcan­zar tus obje­tivos, son ambos, ingre­di­entes nece­sar­ios para alcan­zar el éxito en tu vida.
Inspírate con cien­tos de per­sonas exi­tosas, quienes alcan­zaron la cima luego de haber fra­caso en repeti­das oca­ciones. Aquí tienes algu­nas historias:
Bill Gates:
Bill Gates es uno de los hom­bres más recono­ci­dos y exi­tosos en el mundo tec­nológico, es el respon­s­able de la creación de Microsoft y hoy goza del título de ser el hom­bre más rico del plan­eta. Muchas per­sonas acred­i­tan su éxito a un golpe de suerte, o a un repentino cam­bio de fortuna…tenía una grandiosa idea en el momento ade­cuado del boom tec­nológico, y logró hac­erse rico mien­tras per­fec­cionaba su producto.
Sin embargo, la real­i­dad es que Bill Gates tuvo que enfrentar un rotundo fra­caso antes de lle­gar a su idea de Microsoft. Orig­i­nal­mente Gates creó un pro­ducto lla­mado Traf-O-Data, el cual anal­iz­aba cin­tas de trá­fico y nunca fun­cionó como debía, así que este decidió 
con­tin­uar y bus­car algo más.
Apren­dizaje: 
Su primer intento, Traf-O-Data, nunca tuvo la esper­anza de ser exi­tosa, esto nunca fue reflejo del poten­cial que tenía este emprende­dor. Si tienes una idea, así sea una grandiosa, y no resulta como tú pen­saste que resul­taría, recuerda que aún tienes muchas ideas y opor­tu­nidades para inten­tarlo nue­va­mente. Una vez más.
Stephen King:
Uno de los nov­el­is­tas más recono­ci­dos de la era mod­erna, Stephen King, es cono­cido por ser el mae­stro de la nov­e­las de ter­ror. Si bien hoy en día tiene más de veinte títu­los exi­tosos, pop­u­lares y financiera­mente envidi­a­bles; su primera nov­ela, Car­rie, fue prác­ti­ca­mente un fra­caso. Esta nov­ela fue rec­haza casi 30 veces antes de ser acep­tada y final­mente pub­li­cada. Esta rep­re­sentó el ini­cio de una car­rera llena de éxito.
King con­sid­eró reti­rarse, y muchas per­sonas lo hubieran hecho, sin embargo su 
per­se­ver­an­cia lo con­dujo a la grandeza.
Apren­dizaje: 
Tan sólo unos ajustes pueden con­ver­tir cualquier fra­caso en un gran éxito; revisar tu idea, bus­car otro tipo de clientes, o cam­biar la iden­ti­dad de tu marca puede tran­quil­a­mente 
trans­for­mar un con­cepto equiv­o­cado en una gran fuente de inspiración para muchos.
Steve Jobs
Una mente maes­tra de la inno­vación tec­nológ­ica y la visión cor­po­ra­tiva, Steve Jobs es el respon­s­able de hacer que Apple sea la empresa que es hoy en día. Sin embargo, no todo es color de rosa; su pasado está lleno de fra­ca­sos, retro­ce­sos y dolorosas derrotas.
Jobs creó Apple en 1976, la com­pañía había comen­zando a cre­cer gra­cias al esfuerzo de sus fun­dadores, hasta 1985 cuando lan­zaron un pro­ducto que fra­casó totalmente.
Aunque no lo vayas a creer, éste fue des­pe­dido de la propia com­pañía que creó; una per­sona común y cor­ri­ente no hubiera podido superar este fra­caso, pero Jobs era difer­ente, así que salió a crear NeXT; otra com­pañía que tam­bién parecía ser fracaso…hasta que llamó la aten­ción de una der­ro­tada Apple en 1997.
Apple com­pró la com­pañía y trajo de regreso a Jobs. Luego de esto Apple creó pro­duc­tos el iPod, iPhone y el iPad, todos ellos de la mano de su fundador.
Apren­dizaje: 
La per­se­ver­an­cia lo es todo. Su com­pro­miso con hacer pro­duc­tos grandiosos e increíbles le per­mi­tió recu­per­arse tanto de sus fra­ca­sos per­son­ales como pro­fe­sion­ales; y en últi­mas con­ver­tirlo en un hom­bre para la his­to­ria, recono­cido por cam­biar el curso de la humanidad.
Walt Dis­ney

Hoy en día Dis­ney es un gigante del entreten­imiento que difí­cil­mente puede lle­gar a ser medido. Posee grandes activos como Mar­vel Stu­dios y la fran­qui­cia de Star Wars, sigue pro­duciendo pelícu­las que rompen taquil­las y dirige miles de met­ros cuadra­dos en par­ques recre­ativos alrede­dor del mundo.
Detrás del ini­cio de esta com­pañía se encuen­tra la ini­cia­tiva, genio e imag­i­nación de Walt Dis­ney.
Aunque muchos cono­cen sus primeros exi­tosos cin­e­matográ­fi­cos, pocos saben de las difi­cul­tades que tuvo que enfrentar para poder lan­zar­los. Prueba de esto es que el primer estu­dio de Dis­ney fue dis­uelto, ya que estos no pudieron pagar el arriendo. Incluso, después de éxi­tos como Snow White, muchas de sus primeras películas–clásicas como Pinocho y Fantasia–fueron un fra­caso financieramente.
Apren­dizaje: 
El poder de una idea no puede ser medido obje­ti­va­mente por su rel­a­tivo éxito o fra­caso. La may­oría de filmes de Dis­ney fueron con­sid­er­a­dos obras de arte, incluso cuando la may­oría fueron cat­a­lo­gadas como fra­ca­sos financieros y com­er­ciales. Tanto así, que su primer estu­dio, el cual fue devuelto por no poder pagarlo, fue capaz de generar grandiosos tra­ba­jos de alta calidad.
Por último, la próx­ima vez que estés exper­i­men­tando un fra­caso en tu vida, sea pequeño o enorme, recuér­date que estás bien rodeado, y que grandes per­son­ajes de la his­to­ria 
tam­bién han estado allí donde te encuen­tras. Pero, no tienes que ir tan lejos, pregún­tale a cualquier per­sona cerca a ti que haya alcan­zado el éxito si ha tenido que pasar por el fra­caso; con seguri­dad te respon­derá que sí.
Vía: Emprendiendo Historias

También te puede interesar:

Compártelo con un amigo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *