Miércoles, Diciembre 13

LA CIENCIA NOS DICE CUÁLES SON LOS ALIMENTOS MÁS ADICTIVOS

Compartir:
Prácticamente se puede ser adicto a cualquier cosa. Desde las sustancias psicoactivas hasta una conducta o comportamiento social. Lo cierto es que las adicciones son una forma muy particular de enfermedad mental, y de ese modo deben ser tratadas. Ahora bien, ¿se puede ser adicto a una comida en particular? Claro que si, y afortunadamente sabemos exactamente cuáles son las comidas que causan más adicción. ¿Quieres descubrirlo? Continúa leyendo. 
Las diez comidas más adictivas según los científicos
Un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan reclutó a 120 jóvenes universitarios asiduos de los lugares de comida rápida y les aplicó la escala Yale de adicción a la comida —Yale Adicction Food Scale— para identificar y medir comportamientos de tipo adictivo respecto a la comida. 
Los científicos presentaban a los estudiantes varias opciones de platillos y ellos debían indical cuáles consideraban como más o menos problemáticos. Luego los alimentos fueron rankeados en función a su nivel de procesamiento. Así, los alimentos más procesados eran los más problemáticos, y los menos procesados, los menos problemáticos. 
Los resultados fueron determinantes. Los alimentos que los estudiantes indicaban como los alimentos más difíciles de dejar eran, a la vez, los alimentos más procesados. Estos son los diez alimentos más adictivos según la investigación: 
Pizza
Chocolate
Papas fritas (snack)
Galletas 
Helado
Papas fritas (comida)
Hamburguesas con queso
Gaseosas con azúcar
Tartas dulces
Queso
A su vez, entre los alimentos menos adictivos encontramos algunos como las zanahorias, plátanos, manzanas, brócoli, salmón o maíz. Según los investigadores nada de esto es casualidad, ya que los alimentos más procesados como la pizza y las hamburguesas se comportan como las drogas químicas dentro del cuerpo. 
Los alimentos procesados suelen tener altas concentraciones de azúcar, grasas y demás elementos químicos que son rápidamente absorbidos por el cuerpo y causan gran dependencia. No obstante, según los investigadores, el problema no son los alimentos en sí mismos sino la relación que las personas tienen con ellos. 
Es decir, si se adopta una conducta responsable respecto a la frecuencia y cantidad de ingesta de este tipo de alimentos, no necesariamente se está frente a un caso de adicción. Pero si de repente las comidas altamente procesadas dominan la mayoría de nuestras comidas semanales, sí se puede estar frente a un problema.

También te puede interesar:

Compártelo con un amigo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *