LA CLAVE DE LA INTELIGENCIA DE EINSTEIN: UN CEREBRO CON LOS DOS HEMISFERIOS MUY CONECTADOS ENTRE SÍ

Compartir:
Albert Einstein, el científico más importante del siglo XX, tenía, sin duda, un cerebro privilegiado. Tras su muerte, su cerebro fue conservado, dividido en secciones y fotografiado, con la esperanza de conocer si albergaba alguna característica distintiva que pudiera ser la clave de su genialidad. Y parece ser que la han encontrado. Un nuevo estudio sugiere que los dos hemisferios del cerebro del físico alemán estaban inusualmente bien conectados entre sí.
Científicos del Departamento de Física de la China Normal University han encontrado en las imágenes del cerebro de Einstein un cuerpo calloso más grande de lo normal, un haz de fibras nerviosas que conectan los dos hemisferios del cerebro.
Con una nueva técnica que describen en la revista Brain, los investigadores midieron el grosor y la longitud del cuerpo calloso y lo compararon con imágenes de resonancia magnética de 15 ancianos y 52 jóvenes sanos. El grosor del cuerpo calloso de Einstein fue mayor que el promedio tanto de los ancianos como de los sujetos jóvenes.
Los autores sugieren que en el cerebro del genio más fibras nerviosas conectan regiones clave, como las dos partes de la corteza prefrontal, que son responsables del pensamiento complejo y la toma de decisiones. Combinado con la evidencia previa de que las partes del cerebro del físico son inusualmente grandes y plegadas de forma compleja, los investigadores creen que esta función ayuda a explicar su extraordinaria inteligencia.
La vida de Albert Einstein además de demostrarnos su enorme inteligencia, nos dice una vez más que todo está en la voluntad de uno mismo para ser mejor y hacer lo que se propone en la vida pues vale recordar que de niño, tal y como decían los profesores de colegio, Albert Einstein tenía dificultades de aprendizaje, y sus padres estaban preocupados por su desarrollo intelectual ya que no hablaba nada hasta los cuatro años de edad, y aún después hablaba con dificultad hasta los nueve años. En la escuela era infeliz debido a que sus profesores dijeron que él era lento en comprender, no era sociable, y siempre andaba soñando.

También te puede interesar:

Compártelo con un amigo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *