TREINTA DIAS DE NOCHE

Compartir:
El cómic “30 Días de Noche” nos traslada hasta el gélido pueblo de Barrow, en Alaska, donde el sol se oculta en invierno durante treinta interminables días, ambiente más que ideal para los vampiros,protagonistas de este comic.Partiendo de esta idea sencilla pero muy bien pensada, Steve Niles desarrolla una trama perfectamente interpretada por los lápices de Templesmith. Alaska y una helada oscuridad, definen el contexto donde acude una legión de voraces personajes para alimentarse, ajenos a la preocupación de ser interrumpidos por la luz del día.
Además de la historia tan bien contada, la parte artística está de elogiarse ya que los dibujos de la viñeta están a la altura recreando en nuestra mente un aura tétrica y en algunas ocasiones difusa. Los azules y los grises empleados se suman a idear un ambiente perfecto. Todo nos transmite los conceptos básicos: desolación, impotencia, miedo y ese frío eléctrico como oscuro observador imperturbable.
Está tan bien trabajado este comic que El viaje a la noche de Barrow establece por sí mismo una perfecta trama cinematográfica, llena de elementos que si bien no sorprenden demasiado plantean la pregunta: ¿Por qué no?… y es en este apego al cine donde tal vez se halla el motivo por el que el cineasta Sam Reimi decidió materializar este proyecto en el celuloide.
El texto, escaso, se apoya en el arte de Templesmith. Escaso, pero no carente de frases deliciosas:
“Podría vivir para siempre, sí. Pero no querría respirar ni un solo segundo más… si no puedo recordar lo que se siente al amarte”.
Establecen los autores un diálogo constante con la mirada de sus personajes. Cercados y esperando cual ganado el momento de ser devorados. Terror, alienación…a veces la sorpresa, traspasan la barrera del papel. Templesmith se recrea en los vampiros, matiza con maestría al cazador: poder, crueldad, fría indiferencia…animales de rostros salvajes pero inteligentes.
Y si el aspecto literario y los dibujos no bastasen,el final nos lleva a reflexionar pues el autor, Steve Niles, resuelve con una paradoja: la capacidad de adaptación y la lucha por la supervivencia,inherentes al ser humano.

Para los gustosos del cine, pueden disfrutar de este cómic también en la película que se hizo de “30 Días de Noche” en el 2007. Lo mejor de todo es que a mí parecer se logró un buen trabajo con la cinta y consigue su cometido al igual que el cómic. Pero mucho ojo, pestaña y ceja: ESTOY HABLANDO DE “30 Días de Noche 1”, la del 2007 porque con la segunda no pasa nada:

También te puede interesar:

Compártelo con un amigo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *